Web ConPan
www.conpan.es
> Recetas > Mariscos > Pimientos verdes rellenos de marisco

Pimientos verdes rellenos de marisco

Votos de usuario : 4.6 / 7 votos
Click en tu Voto  :

Dentro de la multitud de recetas que se pueden hacer rellenando unos pimientos, esta es especialmente sabrosa, con su relleno de marisco y su exquisita salsa.

Si además te contamos un par de secretos para hacerla más fácil, seguro que te decides a probar y a sorprender en casa...

Pimientos verdes rellenos de marisco
Para 2-3 raciones

Dificultad: normal
T. Preparación: 1 hora
T. Cocción: 20 min.

Ingredientes:

6 pimientos verdes italianos medianos

para el relleno:
120 gr. de carne de centollo
120 gr. de carne de langostinos
1/2 puerro (30 gr.)
2 cucharadas de aceite de oliva
15 gr. Harina (1 cucharada colmada)
125-150 cc. de leche

para la salsa:
100 cc. caldo de pescado
150 cc. agua
1/2 puerro (30 gr.)
1/2 copita de whisky
2 cucharadas de salsa de tomate
2 cucharaditas de Maizena

Elaboración:

Para hacer estos pimientos verdes rellenos de marisco podríamos usar cualquier carne de marisco, en las cantidades dadas, aunque desde luego la carne del centollo le da un sabor muy especial, y los langostinos ayudan a dar otra textura y completar el plato. Pero se podrían usar gambas, necoras, buey de mar, o hasta chatka natural con similares.

Nosotros usamos parte de la carne de un centollo de más de 2 Kg., comprado a propósito para comer la víspera y que sobrase (y que fuese fácil de sacar la carne!). Y langostinos frescos de los normalitos, que pelamos para tener por un lado la carne y por otro las cáscaras, que se usarán luego.

Ante todo asaremos los pimientos a fuego fuerte (horno a 220 ºC con turbo, con la bandeja en posición un poco alta). Damos vueltas para que se doren un poco uniformemente, pero sin que se haga demasiado la carne, para que luego sean fáciles de manejar.

Una vez fríos los pelamos, procurando que queden lo más enteros posibles.

Ahora tenemos que quitar el rabito y las pepitas: para ello los recortaremos por arriba con unas tijeras, sacamos el rabo con sus pepitas con cuidado, y quitamos el resto de pepitas que hayan quedado dentro, ayudándonos de una cucharilla de mango largo.

Pero existe la forma fácil, aunque mucho menos elegante: respués de cortar todo alrededor del rabo, hacemos un corte a todo lo largo del pimiento, y así quedará totalmente extendido. Facilísimo de limpiar bien y rellenar luego (y una vez recompuesto casi ni se nota!).

Ppor otro lado usaremos un puerro más bien pequeño, bien limpio, y aprovechando lo máximo de la parte verde. Lo cortaremos en juliana: por la mitad a lo largo, y después a lo ancho muy fino. Y lo pondremos a pochar en una sartencita con 1 cucharada de aceite y un poco de agua. Lo dejamos tapado y revolviendo a menudo al menos 1/2 hora.

Una vez blando el puerro lo reservamos: la mitad irá para el relleno y la otra mitad usaremos enseguida.

En un cacito con un poco de aceite ponemos las cáscaras de los langostinos (nosotros incluso echamos unas pocas más de unos camarones que también habíamos comido el día anterior). Calentamos un poco, revolviendo bien, y flambeamos con el whisky.

Añadimos el puerro, la salsa de tomate, el caldo, y el agua y dejamos hervir tapado durante unos 20 minutos.

Colamos el caldo en un colador grande, aplastando bien las cáscaras para que suelten su jugo, y pasando luego por un colador más fino o con una gasa para que no quede ningún residuo sólido. Ajustamos de sal y espesamos con Maizena, y reservamos.

Para hacer el relleno saltearemos las colas de langostino (picadas a nuestro gusto) en 2 cucharadas de aceite, añadimos la carne de centollo y el puerro reservado. Una vez mezclado vamos a hacer como una bechamel espesa sobre el mismo marisco, que le dé cohesión. Para ello echamos la harina y revolvemos para que se integre en la carne y se sofría un ratito. Salpimentamos y añadimos la leche caliente poco a poco, hasta que ligue y espese como una bechamel. Una vez que haya hervido un poco ajustamos de sal y dejamos enfriar un poco.

Ya solamente nos queda rellenar los pimientos. Si estaban sin cortar a lo largo será un poco laborioso lograr que el relleno llegue hasta la punta, y habrá que ayudarse con una cucharilla larga. Pero si estaban abiertos como hemos dicho, será facilísimo. Solamente repartir el relleno y luego doblar el pimiento, para que el corte quede a un lado.

Según rellenamos los pimientos los salamos un poco por ambos lados, y los vamos poniendo sobre una placa de horno ligeramente engrasada.

Para calentarlos en el momento de comer podemos hacerlo en el microondas. Aunque, sobre todo si la carne de los pimientos no había quedado demasiado hecha, mejor en el horno: calentado a 180 ºC con calor circular, los dejaremos como 10 minutos por cada lado.

Servimos los pimientos rellenos de marisco sobre la salsa bien caliente. Y a disfrutar!

 


No hay comentarios.


 Escribe tu comentario:

Escribir mis Datos y la ValidaciónIdentificarme con mi Usuario de Facebook
Nombre:  (requerido)
Email:  (requerido, no se publicará)
Sitio web:  (opcional, saldrá enlazado)

  Validacion anti-spam: 

   Avisarme por correo de nuevos comentarios